que ver en Aranda de Duero y alrededores

Qué ver en Aranda de Duero y alrededores de este municipio burgalés

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Cuando hablamos de Aranda de Duero, aunque lo denominamos coloquialmente como pueblo, está catalogado como ciudad. Este municipio, situado al sur de la provincia de Burgos, está habitado por 33187 habitantes y es el tercer municipio más poblado (sin ser capital de provincia) de la comunidad de Castilla y León.  La cultura del vino, el cordero y toda la gastronomía de la ribera del Duero puede verse intensificada en esta ciudad, por eso hoy te contamos un poco más en detalle qué ver en Aranda de Duero y alrededores para que no se te escape nada.

Denominación de origen ribera del Duero

Lo primero que tenemos que destacar de Aranda, es su gastronomía cuidada y de productos gourmet. Empezando por el vino. Cuenta con la etiqueta de Denominación de Origen del Duero, adoptando dentro de sus particularidades gastronómicas el lechazo asado como plato típico de la zona y la morcilla de Aranda como uno de los manjares más preciados de nuestra comunidad autónoma.  

Tanto el vino como la carne de lechazo y la morcilla, son unos grandes factores atrayentes de turismo, pues cada vez son más los visitantes que dedican sus viajes a hacer turismo gastronómico y disfrutar de los verdaderos manjares típicos de esta ciudad.

Pero a parte de esto, Aranda es una ciudad con tanto encanto que no podemos pasar por alto toda su arquitectura y estructura urbana, que permite hacer una visita turística que va a quedarse corta seguro.

Qué ver en Aranda de Duero y alrededores del municipio

Cosas que hay que ver en Aranda de Duero y alrededores

La Plaza Mayor de Aranda

Como no puede faltar en cualquier pueblo o ciudad que se precie, una plaza situada en zona céntrica donde se celebren las fiestas patronales y esté situado el ayuntamiento de la ciudad. Como muchas otras plazas de municipios castellanos, esta plaza tiene una gran superficie diáfana, rodeada de soportales y un quiosco de música en el centro. Donde se sitúan los músicos y las orquestas en las celebraciones municipales.

Dentro de la plaza podemos encontrar el centro de interpretación y arquitectura del vino, donde se cuenta la relación que ha tenido a lo largo de los años, el municipio arandino con el vino de denominación de origen que ofrece.

La Iglesia de San Juan

Una iglesia situada junto a otro monumento del que hablaremos más adelante, el puente de las tenerías. La ciudad se construyó durante la edad media en torno a esta Iglesia que ya estaba construida, siendo el núcleo del desarrollo de Aranda de Duero.

La torre principal de la Iglesia tenía como principal objetivo la vigilia y la defensa del paso por el río Duero, siendo una herramienta medieval esencial para la defensa del pueblo.

Una particularidad de esta iglesia, es la mezcla de los dos estilos arquitectónicos que podemos apreciar. Esto es debido a que la torre de la iglesia fue construida en el siglo XIV, con un claro estilo gótico, pero se construyó sobre un templo románico que estaba en pie muchos años atrás. Es por esto que es un reflejo de la convivencia de estilos arquitectónicos en un mismo monumento.

El Puente de las Tenerías

Un puente románico que data de la época medieval y está situado sobre el río Bañuelos. Actualmente solo se ve uno de sus ojos, pero se sabe que tenía dos. Este puente era el lugar de reunión de los artesanos que trabajaban las pieles, en los talleres denominados tenerías, que dan el nombre a este monumento tan particular.

La Iglesia de Santa María la Real

No por ser la última mencionada la menos importante, más bien al contrario. Esta es la iglesia principal de la ciudad, y la joya arquitectónica del municipio. Construida en un estilo gótico Isabelino que se puede apreciar en su espectacular fachada. Es tan grande que se asemeja a una catedral, nuevamente una obra maestra del siglo XV que fue construida sobre un templo románico de siglos anteriores.

En 2014 fue escogida para acoger la XIX edición de Las Edades del Hombre, dejando claro para quien no lo tuviera, la importancia de este gran monumento histórico.

Las Bodegas subterráneas

Teniendo en cuenta toda esta visita, sobre qué ver en Aranda de Duero, no podíamos dejar de mencionar el gran atractivo arandino, de sus 7km de bodegas subterráneas. Actualmente preservadas 135 bodegas, cuyos orígenes datan de los siglos XII y XVIII. Aunque son muchas, no tienen desperdicio. Nadie puede hacer una visita a Aranda de Duero sin pasar por estas bodegas, algunas de ellas incluyen visitas teatralizadas los fines de semana para irse con un buen sabor de boca.

Otros artículos del blog

Deja un comentario