Arquitectura Popular / Monumento

Entre Castrillo y Aranda se encuentra la Torre del Monte o de Montejo, llamada también «Torre del Bosque» que está en Valdemontejo. Por la posesión del término (perteneciente a Castrillo) en el que se levantaba el castillo, mantuvo abundantes disputas el Conde de Miranda con Aranda de Duero. Alrededor del castillo hubo un poblado llamado Montejo. Resulta difícil saber cuando los documentos se refieren a este Montejo y no a otro cercano a Fuentelcésped (provincia de Segovia). Según los dibujos de Gil Gabilondo y el análisis de los restos actuales, parece que el castillo consistió, fundamentalmente, de un cuadrado no muy grande (unos 15 metros de lado) cuyas esquinas estaban flanqueadas por fuertes cubos.

Hoy en día queda un trozo de lienzo al norte (de 0,85 metros de grosor) y el cubo del lado más abrupto del terreno junto al que estuvo la puerta de ingreso al castillo. Por encontrarse dicho cubo el lugar de fuerte pendiente tiene una base de extraordinario grosor, lo que ha contribuido a su conservación. A media altura las paredes se reducen a la mitad. Todo es mampostería. Posee diferentes troneras, ha perdido las almenas y se encuentra en estado ruinoso. Excepto al noreste el castillo estuvo defendido por doble foso perfectamente visible aún. Sancho Ruiz, vecino de Castrillo, fue alcaide de la Torre del Monte durante los años 1493 y 94. Los restos actuales corresponden de todas formas a finales del siglo XV, como demuestran su plano, cubos, troneras… siendo el arco de medio punto de su puerta aún más moderno. El fin disuasorio del castillo frente a poderosos vecinos queda perfectamente reflejado en el famoso letrero que, según Pellicer, lucía allí: «Aunque pese a Roa i Aranda, soy del Conde de Miranda» De aquí que también se le llamase castillo de «Aunque os pese».