Iglesia / Ermita

En la actualidad, esta iglesia está construida sobre otra anterior, de estilo románico, de la que sólo queda la torre. El inicio de sus obras se produce alrededor del año 1439 por la Diócesis de Osma. Debido a que en 1473 se celebra un concilio en la pequeña iglesia de San Juan, se cree que la iglesia de Santa María no estaba acabada. En 1503 se crea un plano de la villa donde se ve claramente que está acabada, aunque no poseía por entonces su portada gótico isabelina del siglo XVI y algunos detalles.

INTERIOR

De estilo gótico flamígero. Planta en forma de cruz latina de tres naves y una cuarta que se añadió como dependencias cofradías. La nave central y el transepto tiene el techo un poco más elevado en el resto de la iglesia. Bóvedas de crucería gótica asentadas en pilares fasciculados con columnas adosadas. Presbítero de forma poligonal y dos puertas a cada lado, con arcos campanales. Su puerta está en la parte de la nave de la epístola con arco conopial decorado con bolas y puntas de diamantes típicas de Gótico isabelino. Iluminado con vidrieras y rosetones. Algunas con imágenes humanas probablemente pertenecientes al siglo XVII. La escalera de subida al coro fue construida por Sebastián de la Torre en el año 1523. Retablo renacentista del siglo XVI y púlpito de madera de estilo mudéjar. Pila bautismal albergada en la capilla con decoración de estilo grutesco.

RETABLO MAYOR. El retablo actual es obra de los escultores Gabriel de Pinedo y Pedro Cicarte y los pintores Clemente Sánchez y Bernabé de la Serna. Encargo que fue recibido debido al incendio provocado en la construcción anterior. Comienzo en el año 1609 y finalización en 1624. Formada por tres cuerpos, tres calles y dos entrecalles apoyadas en un banco, rematado por imagenes sobre: La Presentación en el Templo, la visitación a su prima Santa Isabel, el Nacimiento de Cristo, la Circuncisión del Señor, la Adoración de los Reyes Magos y la Huida a Egipto. De estilo Romanista, por lo que se adelanta algún aspecto del Barroco. 

PULPITO. Encargado posiblemente a Miguel de Espinosa, Juan de Cambray y Francisco de Salamanca hacia los años 1540. Aunque según el libro de Silverio Velasco se cree que fue obra de Juan de Juni o Alonso de Berruguete. Realizado en madera de nogal. El florón y la Virgen de debajo del tornavoz fueron encargados al pintor Francisco de Salamanca. En el relieve del centro está San Juan Bautista y los otros cuatro están divididos en dos partes cada uno. 

ESCALERA DE SUBIDA AL CORO. Sustituida por una vieja escalera de caracol hacia el año 1520. De estilo gótico flamígero. El historiador Mayer cree que fue obra de Simón de Colonia, lo que no es probable puesto que falleció antes de ese año. Otras fuentes apuntan a Francisco de Colonia, su hijo.

FACHADA GÓTICO-ISABELINA.  Construida por Simón de Colonia. Iniciada antes de 1500 y terminada en 1515, en pleno esplendor económico de la villa. Obra del gótico tardío. La figura central representa la escena del Calvario, esculpida en el hueco que deja una ampliación del arco exterior de la ojiva y a tamaño natural. A ambos lados del Calvario, la Cruz a cuestas y la Resurrección del Señor. Sobre ellos dos escudos de Aranda en relieve. Más arriba se hallan los escudos reales sostenidos por leones con águilas al lado. Entre éstos están el yugo y las flecha, símbolos de la unión de Castilla y Aragón en Aranda de Duero. Arco de entrada ojival con festón calado. Archivolta múltiple decorada con animalitos fantásticos alternados con dos órdenes de pequeñas capillas de delicadas filigranas en las que representan un total de 28 santos y santas, algunos no identificados. Fachada flanqueada por dos pináculos que poseen dos series de imágenes de santos, cubiertas en repisas apoyadas. Las dos puertas que cierran los dos vanos formados por el parteluz son totalmente renacentistas y de madera de nogal. El parteluz posee una imagen de la virgen sobre el que se apoyan dos arcos rebajados que sostienen el tímpano. En él hay cuatro escenas esculpidas en altorrelieve ( en el sentido de las agujas del reloj: anuncio del ángel a los pastores, cabalgata de los Reyes magos, la adoración de los reyes a Jesús y el Nacimiento de jesús. Cada puerta está dividida en cuatro cuerpos. En cada cuerpo hay dos esculturas, excepto en los superiores, en los que hay uno. Hay un total de catorce representaciones, las cuales son San Pedro, San Pablo, San Juan, San Andrés, los Angeles Cantores, la imposición de la casulla por la Virgen a San Ildefonso, la oración de Jesús en el Huerto, el Prendimiento de Jesús, la Entrada en Jerusalén, la Última Cena y el escudo de Don Pedro Álvarez de Acosta, obispo de Osma. Los bajorrelieves originales de las puertas están en el Museo Sacro, dado su deterioro, y han sido sustituidos por copias fidedignas.