Iglesia / Ermita

Construida a lo largo del siglo XIV de estilo gótico, aprovechando elementos del templo románico anterior. En esta parroquia se celebró el Concilio de Aranda en 1473, donde trataron importantes problemas eclesiásticos y dinásticos del momento. Su fachada principal tiene nueve arquivoltas ojivales que nacen de capiteles decorados sobre columnas adosadas al muro. Sobre estas arquivoltas aparece una imagen barroca en piedra de San Juan Bautista, dentro del tímpano. Conjunto flanqueado por dos esbeltos pináculos y rematado con una cornisa con decoración vegetal y de volutas.

Su interior está formada por una planta rectangular con tres naves, separadas por pilares. Sobre éstos, descansan los nervios de las bóvedas góticas de crucería. Una capilla renacentista de «Las Calderonas», con una bóveda nervada y policromada. Dentro, nos encontramos el sepulcro con una estatua yacente de su fundador, Alonso de Calderón y un magnífico retablo del siglo XVI presidido por una talla policromada de Santa Catalina, en alabastro de finales del siglo XV.

El retablo mayor, de estilo neoclásico, data del año 1758, realizado en madera policromada, imitando a un mármol jaspeado. Dentro nos encontramos con relieves de un retablo renacentista anterior que representa escenas de la vida de Jesús y de San Juan Bautista.

El templo, en la actualidad, convertido en museo de arte sacro, acoge una importante colección de tallas como el Cristo Resucitado, perteneciente a Gregorio Fernández, relieves, pinturas y orfebrería.

En 2014 albergó la XIX edición de la serie de exposiciones de las Edades del Hombre junto con la Iglesia de Santa María La Real.