En una nave lateral de la ermita de La Veracruz en Maderuelo se encuentra un gran enigma: La misteriosa momia de una niña que reposa eternamente bajo un cristal. Su nombre, procedencia e historia se pierden en el tiempo y nadie sabe de qué personaje ilustre se trata.