Personalidades

Natural de Santo Domingo de la Calzada (La Rioja), Barruso llegó a Peñafiel en 1955, después de aprobar las oposiciones al cuerpo nacional de directores de banda de música civiles, que ofrecía diversos destinos a lo largo de España. Él, que se había formado en Zaragoza obtuvo premios extraordinarios a lo largo de su carrera, que recibió importantes reconocimientos en composición y armonía, eligió Peñafiel para su futuro. «Me pillaba cerca de casa, de mi tierra, y pensé que sería un buen destino. Y sí, al final lo fue.

Tomó posesión de la banda el 8 de enero de 1955 y no oculta que su primer pensamiento fue de «ligera decepción». «Yo venía de una banda militar, en Zaragoza, en la que éramos 72 músicos, una de las mejores de España. Y cuando llegué a Peñafiel me encontré con un grupo de 12, de 14 músicos, que además no estaba equilibrado. Faltaban instrumentos. Teníamos cuatro clarinetes, un par de saxofones… pero, por ejemplo, no había tuba». Fue así como decidió crear una academia de música que formara a los futuros integrantes de la banda. Cuando se jubiló en 1991, el grupo lo formaban 53 habitantes.