Iglesia / Ermita

Sebastián del Castillo, junto con la colaboración de varios canteros y carpinteros, ponen como fianza 12.000 ducados y otorgan escritura de contrato para hacer esta capilla, el 2 de abril de 1620. Francisco Salas (bordador), Juan de Ortega (platero), Jusepe Gómez y Juan del Corral, fiadores, además de poner otros 4.000 ducados más para su construcción.

La parte baja de su capilla, se adosa a la iglesia del convento de San Francisco. Planta en forma de cruz griega, lo que la hace ser un ejemplar único en Aranda, y poco habitual en el resto de la comarca. Exento de pilares y grandiosidad. Bóveda de medio cañón, alojando sencillas ventanas, crucero o intersección de las naves de forma semiesférica.

En 1808, es incendiado el convento de San Francisco por los franceses a su paso por la villa. A partir de entonces, la capilla que ensambla las dos iglesias, y que es lo único que se puede recuperar, entra a formar parte de la Vera Cruz. Se ciega la puerta de entrada y en la pared que las une se abre un elevado arco de medio punto. Encima de este arco se encuentra el escudo de su patrono: San Juan de la Vera Cruz, aparte de haber otros ocho escudos de armas con apellidos familiares diseminados por el interior.

Como esta capilla no disponía de campanario, en el año 1984 se coloca una espadaña del siglo XV traída desde la iglesia en ruinas de Castil de Carrias, (un pueblo abandonado en el norte de Burgos), del cuál fue extraída también su pila bautismal.

En un principio el acceso se hacía a través de la entrada principal, que a la vez es el patio del colegio, (regentado por la Orden de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paul). Pero para dar más independencia al colegio y a la Parroquia, se adecenta y se adapta su entrada a la capilla por la Avenida del Ferial.