D. Aquilino Arranz compuso en los años 90 el himno a Santo Domingo que se canta fervorosamente en las dos fiestas y que se reproduce a continuación:

Fuiste luz de España, del rey al cautivo

Protege a La Cueva, Domingo de Silos.

Fuiste luz de España, del rey al cautivo

Protege a La Cueva, Domingo de Silos.

Pastor de ganado, pastor de almas, 

danos a beber el agua que sacia.

Como Buen Pastor, llévame a los pastos vírgenes 

y puros que tú has encontrado.

Desde tu silencio el alma llenabas

de luz de otro sol, de vida de otro agua.

Tu cuerpo pequeño, gigante en tu alma,

que escuchaba al sol, al aire y al agua.

A los peregrinos dabas alimento.

quermos saciar el hambre de cielo.

Tú, restaurador de los monasterios,

inflama a las almas con divino fuego.

Domingo de Silos, suelta mis cadenas…

libera a los hombres, renueva la tierra.