Fiestas / Tradiciones

LA TRAÍDA Y LA LLEVADA

Su origen se remonta al siglo XVII. Fiesta muy popular en la comarca y declarada de Interés Turístico Nacional.  La Tradicional Traída y Llevada de la Virgen, con sus célebres danzantes. Ocho niños con sombreros de flores bailan con palos y castañuelas al son de la dulzaina. A partir de enero, los mayordomos de la Virgen invitan a las personas, que han de ser «zarragón», «danzantes» y «angelitos». El zarragón es un joven que ha sido antes danzante. Su misión es enseñar el paloteo y la perfecta ejecución de sus danzas. También la de guiarles el día de la fiesta, además de separarles de la gente para que no les molesten. Estos ochos danzantes se eligen entre niños de 9 hasta 14 años. De estos 8 danzantes, 4 hacen la función de «guías», colocándose en las cuatro esquinas de la formación.

EL RAMO DE ROSQUILLAS

Quince días antes a la celebración de la fiesta, se elabora el tradicional «RAMO DE ROSQUILLAS». Llamado popularmente ROSQUILLAS DE CAÑADA, rellenas de piñones, azafrán, chocolate…, éstas adornan el ramo que un devoto dona a la Virgen para su posterior sorteo. Es una elaboración tremendamente costosa, por lo que la moza lo ofrece a la Virgen y es la encargada de portearlo siempre que la Virgen de la Nava sale de noche.

IMAGEN DE NOCHE

La imagen llega de anochecido al pueblo que la recibe con repiques de campanas a ritmo de jota. La impresionante iglesia se halla desprovista de bancos y en ella se ejecutan varias de las danzas…mientras la Virgen es colocada en el altar empujada por niños vestidos de angelitos.