Iglesia / Ermita

La ermita de San Cosme y San Damián, está situada en la orilla norte del Duero, algo alejada del núcleo de población y como su propio nombre indica está dedicada a los patrones de nuestra localidad, los santos médicos Cosme y Damián.

Aunque no sabemos con certeza su origen, pudo estar asociada a la población mediaval ubicada en sus proximidades ya que, en el informe enviado al geógrafo real Tomás López a finales del siglo XVIII se asevera «…..que es muy antigua y su capilla manifiesta ser de tiempos de los godos….». En cualquier caso, en su estado actual, es un edificio erigido en varios momentos de la historia desde el bajo Medievo hasta el siglo XIX.

El retablo mayor fue ejecutado en 1.767 por el maestro arandino Manuel de Oria y está presidido por las imágenes de los santos médicos Cosme y Damián. A ambos lados lados, se sitúan sendas imágenes de San Isidro y Santa María de la Cabeza, rematándose el conjunto con un lienzo de la Inmaculada.