Iglesia / Ermita

Esta ermita, enclavada dentro del mismo pueblo, con 28 m de largo, por 6 ó 7 metros de ancho, es una de las más pequeñas de la región.

En ella encontramos, en la zona del altar abovedado, el altar procedente del convento de San Pedro de Gumiel de Izán, del siglo XV, construido en el año 1597, por Juan Arteaga, a instancia del Obispo de Rojas y por el que se pagó 1000 reales.

Sobre el año 1920, existía una parra al lado de la entrada a la ermita, que cubría toda la fachada principal y daba sus frutos, muy abundantes, que eran ofrecidos al Santo.

Durante el 1979-80, se reparó la cubierta y en este año 1979 se celebró la fiesta de San Roque sin que existiera techumbre alguna, acontecimiento curioso e inédito.

Su fiesta se celebra el 16 de Agosto. El día 15, o sea la víspera, por la noche, después de la cena acude prácticamente todo el pueblo a cantar La Salve, en honor a San Roque. Posteriormente se baila incansablemente durante bastante tiempo.

La ermita de San Roque consta de dos cuerpos, separados por un arco de medio punto de piedra labrada. Aislada por todos los lados, con un pequeño patio al norte, con entrada al este, por una pequeña calleja entre la ermita y la casa de un vecino.

A este patio, denominado Camposantillo y propiedad de siempre de la ermita, se puede acceder también desde un corral, aunque hay muro de separación, que puede originar algún problema.

La cabecera de aproximadamente 8 x 8 m tiene bóveda por aristas de yesería, con adornos polícromos, muy propios del siglo XVIII, y una pequeña ventana, más bien tronera, en el lado sur o meridional.

El cuerpo tiene unas dimensiones aproximadas de 12 x 9 m. En esta parte está la puerta de sillería, con arco de medio punto de dovelas y, en el fondo, hay un óculo.

En el interior de la ermita se hallan distribuidos los siguientes valores artísticos:

– Retablo de San Roque en la cabecera de la ermita, de estilo barroco tardío, de un solo cuerpo y remate.

– Retablo de San Martín: Situado en el lado norte y en la cabecera, consta de hornacina enmarcada entre pilastras y dintel con un pequeño adorno sobre el arco.

– Retablo de la Virgen Inmaculada: Situado en el lado norte del cuerpo de la ermita, de estilo barroco. Consta de un solo cuerpo y remate.