Iglesia / Ermita

Virgen del Juncal (Virgen negra).

Es una de las pocas Vírgenes negras de la zona. Los celtas construían sus templos sagrados, basados en las corrientes de agua, fuentes, bosques, y luego cuando llegaron los templarios, quisieron recuperar esa tradición, así que en los lugares de los antiguos templos celtas, siempre se inventaban una historia como que había aparecido una Virgen de entre la vegetación, o fuente, o algo relacionado con la naturaleza, y que no se podía mover de ese lugar. Así conseguían hacer una ermita en el antiguo templo celta, y originar un proceso de romería que solía llevar implícito dar unas vueltas alrededor de la Virgen. Dicha Virgen, llamada por ellos Nuestra Señora, era siempre de las mismas características, y una de esas característica que más la marcaba, es que era negra. Luego con el paso del tiempo, y la desaparición de los templarios, los católicos fueron repintando la mayoría de ellas, diciendo que el origen de la negritud, estaba en el humo de las velas, así que al limpiarlas solían darles una mano de pintura, pero el resto de características típicas de dichas virgenes templarias si las han conservado, y la Virgen del Juncal, en Valdeande es una de ellas.