Fiestas / Tradiciones

Se celebra el 20 de Diciembre. Antaño, el Ayuntamiento se encargaba de contratar la música y dar alojamiento y manutención a los músicos durante los tres días que duraban las fiestas. Uno de los días los quintos se hacían cargo de los músicos. Las vísperas, los mozos ensayaban con castañuelas la danza a Santo Domingo y las mujeres preparaban pastas y mantecados, y mataban los gallos, que era la comida de fiesta de aquellos años. En pleno mes de diciembre, las calles tenían una cuarta de barro, con el transitar de los carros. Algún año hubo de recogerse mezclándolo con paja y retirarlo en carros para poder sacar la procesión. Otros años las heladas dejaban las calles bien secas. También en alguna ocasión Santo Domingo tuvo que salir con la capa de la nieve. El día 19 por la tarde los quintos iban a recoger a los músicos con un carro a la estación de Roa, al tren que llegaba a las 6 de la tarde. Solían venir de Pesquera o de Valladolid. La llegada de los músicos a La Cueva era un acontecimiento. Los chicos esperaban este momento con mucha algarabía y nada más dejar las cosas en la casa donde se hospedaban comenzaba el pasacalles, se tiraban cohetes y las calles se llenaban de gente. En aquellos años el pueblo contaba con 60 vecinos, alrededor de 300 habitantes, pues de 6 a 14 años había más de 60 niños. En fiestas no faltaba el almendrero con el bote. Los hombres solían coger almendras y se iban a comerlas a los bodegones y a catar aquellas cubas que para entonces ya tenían un vino clarete excelente. El Día de la Función, alrededor de las 10, se daba diana a las autoridades y ellos obsequiaban a los músicos y acompañantes con pastas, mantecadas, anís y aguardiente. Sobre las 12, comenzaba la Santa Misa. Don Pancracio, un fraile pasionista de Peñafiel solía dar el sermón. A la una comenzaba el baile vermut  y en alguna ocasión a las mozas las tocaba bailar emparejadas entre sí pues los almuerzos de los mozos se alargaban demasiado. Por la tarde, los quintos se encargaban de sacar los músicos a la plaza que es donde se celebraba el primer baile aunque cayeran chuzos. Desde hace 25 años, la festividad de Santo Domingo se celebra doblemente, el 20 de Diciembre, que es su día, y el último domingo de Agosto para los numerosos hijos del pueblo que no pueden estar en la fiesta de Diciembre.