Arquitectura Popular / Monumento

Situadas en el casco urbano de Campillo. Es costumbre celebrar una fiesta entorno a estas charcas, entre el 30 de abril y 1 de mayo dedicada a las brujas de Walpurgis. Cuenta la leyenda que era el lugar de asamblea de estas brujas. En España la caza de brujas fue especialmente intensa durante los años de la inquisición. Don Alonso Salazar Frías, inquisidor burgalés entre los años 1564 y 1637, participó en el auto de fe en Logroño, donde juzgó, entre otros, el caso de las brujas de Zugarramurdi, encargándose personalmente de llevar a cabo miles de interogatorios. Fue conocido en su época como «el salvador de las brujas». 

Cabe señalar que en ellas, dicen que reside una ballena.