Edificio del palacio obispal que actualmente alberga el ayuntamiento. Perteneció al obispo Don Andrés de la Cuesta (1516-1564), personaje muy conocido de la época, que tuvo el privilegio de poder viajar y contar con el apoyo de numerosos nobles como Felipe II o Carlos I. 

Cuenta con una superficie de 1200 metros y consta de planta baja, dos pisos superiores y un desván.