que ver en fresnillo de las dueñas

Qué ver en Fresnillo de las Dueñas y alrededores, un pequeño pueblo de Burgos

Hoy vamos a hablar de un pequeño pueblo situado a unos 80km de la capital de Burgos, uno de los pocos pueblos pequeños que recientemente ha tenido un crecimiento poblacional. Y es que esto es mucho decir para un pequeño pueblo en los tiempos que corren. Y es que es un pueblo que tiene mucho que mostrar. Por eso vamos a hacer un pequeño recorrido y a contarte qué ver en Fresnillo de las Dueñas y alrededores, un pequeño pueblo de Burgos.

Qué ver en Fresnillo de las Dueñas y alrededores

El pueblo de Fresnillo de las Dueñas es una villa situada al borde del río Duero, que recibe este apellido desde 1154, que se denominó «de las Dueñas» por el convento de monjas que había en el pueblo, de la orden de los Premonstratenses, con el titulo de Santa. María del Coro. La palabra «Fresnillo» significa díctamo blanco, que es una planta que tiene una flores blancas, que segregan una aceite con un aroma muy especial.

En 1447, Fresnillo de las Dueñas se hace Villa, y pertenece a la jurisdicción del señorío del monasterio de la vid, para emanciparse 12 años después. Siendo en el año 1555 cuando se emancipa por completo de la vid, y se agrega a la corona real. Convirtiéndose así en una villa independiente de forma completa.

La leyenda del Milagro de San Pedro

La leyenda más famosa de esta villa, es la leyenda del Milagro de San Pedro. Que cuenta que tras una dura expedición, San Pedro de Bourges estaba exhausto y sin provisiones, junto con su ejercito. Acudieron a un Fresno y rezaron a Dios para que les ayudara, y de este Fresno brotó agua suficiente para abastecerles y curar sus heridas, por lo que este pueblo se consagró como milagroso.

La Ermita de San Pedro de Bourges

Esto sucedió junto a uno de los monumentos de este pueblo, la Ermita de San Pedro de Bourges, que recibió este nombre para consagrar la leyenda. Una construcción que ha tenido que ser reconstruida varias veces a lo largo del tiempo. Pero que tiene mucho valor para todos los habitantes del pueblo. Pues es donde se reúnen para hacer las celebraciones principales, las fiestas y recordar la leyenda que da el hombre a la propia ermita.  

ermita de san pedro de bourges

La Iglesia de Fresnillo de las Dueñas

Esta Iglesia es el mayor monumento que hay en el pueblo. aunque a nivel emocional no tenga tanto peso como la ermita de la que hemos hablado anteriormente para los habitantes, tiene un gran valor artístico y arquitectónico. Esta Iglesia empezó a construirse en el siglo XVI, y estaba construida en estilo románico. Pero posteriormente se hizo una reconstrucción, aprovechando sus pilares principales y pasándola a un estilo gótico, que es el que podemos apreciar ahora.

Se terminó la construcción gótica adaptada en 1517, pero se volvió a reconstruir en 1579 por el obispado de Lié Ruiz Sánchez, esta vez respetando el estilo que tenía anteriormente. En su retablo podemos ver imágenes de los cuatro evangelistas, San Mateo, San Marcos, San Lucas y San Juan.

El sendero de la aromática

Por último, una visita diferente que podemos realizar en Fresnillo de las Dueñas, es haciendo una ruta. En este caso proponemos el sendero de la aromática. Una ruta de dificultad media para los amantes de la naturaleza y con muy poco desnivel. Por lo que se puede hacer perfectamente en bicicleta para los que quieran. Aunque si te gustan las rutas y esta no encaja contigo, aquí te proponemos algunas de las mejores rutas por la ribera del Duero.

La ruta comienza en el propio pueblo y se tarda alrededor de cuatro horas en realizarla. Va siguiendo la vega del río, cruzando la carretera nacional a Soria. Hay que buscar el canal de Guma e ir en dirección Fuentespina, recorriendo el pueblo por su parte superior siguiendo el canal hasta el final del recorrido.

Otros artículos del blog

playa fluvial en la ribera del Duero
Viajes

5 playas fluviales en la Ribera del Duero

Desde Reserva Duero queremos recomendaros 5 zonas que seguro disfrutareis este verano. Quizás aquí el mar brille por su ausencia, pero no lo echamos de menos. Gracias al río Duero y las playas fluviales de la Ribera del Duero contamos

Deja un comentario