El Origen de los Capirotes

EL ORIGEN DE LOS CAPIROTES

Durante estas fechas, lo primero que oimos en nuestras calles son el retumbar de los bombos, tambores, las cornetas, algunas matracas o saetas. Cuando uno se aproxima a la percusión empieza a respirar el aire mezclado con incienso y vislumbra una hilera de conos de color, que forman en fila una procesión, siguiendolas cadencias del tañido que retumba las calles, haciendo de guía para quienes quier ver las tallas de la Pasión.

El capirote, uno de los elementos de la vestimenta de los cofrades, se remonta a la época de la Inquisición, durante la Edad Media, existiendo referencias tanto en el sur de Francia como en toda España.Existen documentos que señalan el siglo XVII como fecha a paritr de la cual las cofradías y hermandades de Sevilla empezaron a incluir esta pieza en su atuendo. Práctica qu pronto se popularizó y extendió por el resto de España. El color de los capirotes no fueron elegidos al azar: el rojo, simbolizaba la Pasión y sangre de Cristo, el negro, de luto por la muerte de Cristo, el morado, penitencia, el verde, esperanza y el blanco, puereza; aunque cada cofradía luce el color que más se adecúa a su causa, incluso pudiendo combinarlos.Los uniformes se complementan con hábitos a juego con el capirote; incluyendo capas y cíngulos. Las telas más habituales son de terciopelo, sarga o lana, y todas ellas tienen su propio emblema, grabado en escudos y medallas que portan los miembros de cada agrupación durante las procesiones.

Otros artículos del blog

Deja un comentario